Avisar de contenido inadecuado

Segun el cristal con el que se mire

{
}

Habia una vez una mujer anciana cuya sabiduria siempre me sorprendia, vivia apartada de la sociedad en un humilde ranchito, cerca de un arroyo que recorria los cerros cercanos.

Alli disfrutaba del contacto con la naturaleza ¡¡¡creo que la mayoria de las aves la conocian!!! Solian posarse tan cerca de la anciana que con solo extender su mano podria cazarlas, o colocarlas en cautiverio; pero jamas la vi capturar un animal.

Lo que si vi con mis propios ojos es curar alas rotas, sanar heridas y alimentarlas.

Dicen los viejos vecinos del pueblos que hace muchos años, ella tenia una hermosa familia y que en una crecida del arroyo, luego de una inundacion que asolo la comarca y llego de noche sorprensivamente al rancho perdio sus hijos arrastrados por la correntada y que su marido al verse imposibilitado de salvarlos perdio la cordura.

Nunca mas recupero la lucides y se alejo un dia rio abajo,quizas buscando lo que ya nunca podria recuperar , sus propios hijos.

Ella siguio alli, tal vez esperandolos inconcientemente; por eso cada consejo que me da es de una sabiduria incomparable, porque las heridas del alma solo cicatrizan si somos capaces a pesar de todo de seguir adelante tendiendo una mano al que la necesite; porque servir es en el fondo recuperar en parte el bien perdido de la solidaridad.

Nestor O Salgado

{
}
{
}

Deja tu comentario Segun el cristal con el que se mire

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre